El turismo es un fenómeno en permanente evolución, constantemente aparecen nuevas tendencias en la demanda, nuevos tipos y subtipos de actividades turísticas, etc. Asimismo, el desarrollo sustentable del turismo representa una política de estado en muchos países, jugando un papel trascendental en su desarrollo sostenible.

En este contexto el guía de turismo debe ser un profesional calificado pues desempeña un rol trascendental y crítico desde el punto de vista del marketing de destinos turísticos los animadores turísticos poseen dentro de su competencia profesional términos de desempeño muy parecidos pero no iguales , es entre otras , que este trabajo pretende hacer un aporte a los aspectos generales del guidismo profesional, sintetizando las principales características, funciones, tipología así como las principales técnicas y herramientas generales propias del guidismo y la conducción de grupos turísticos, las diferencias y semejanzas que existen entre estas importantes profesiones que en ocasiones tienden a confundirse sus funciones profesionales.

El lector hallará en esta obra información aplicada, precisa y práctica respecto del tema central que contribuirá a la formación integral de ambas profesiones.

La profesión de guía turístico surgió en el contorno de los principales monumentos, museos y otros patrimonios pertenecientes a las áreas receptoras de visitantes. En sus inicios, esta actividad fue consecuencia de una aptitud espontánea, que con el transcurso de los años adquirió un contexto legal para convertirse en lo que es hoy día, es así que podemos encontrar varias modalidades de guías como los especializados en: ecoturismo, pesca, caza, observación de flora y fauna, turismo urbano y rural, etc. También existen los «freelance», que trabajan por cuenta propia.

Según el diccionario, guía: de guiar

-Aquello que dirige o encamina

-Persona que encamina, conduce y enseña a otra el camino.

-Persona autorizada para enseñar a los forasteros las cosas notables de una ciudad, o para acompañar a los visitantes de un museo y darles información sobre los objetos expuestos.

Definamos un concepto:

Guía Turístico: Es un profesional responsable de la recepción y conducción a diferentes grupos en áreas estipuladas, tiene por función informar, dirigir y orientar a los turistas durante su estancia en una designada región. Sean éstos nacionales o extranjeros, haciendo que se sientan bienvenidos. Sin olvidar que el cliente paga por lo que le gusta a él, no por lo que le interesa al guía, de ahí que éste tiene la responsabilidad de adaptarse a los requerimientos y necesidades de sus clientes.

El guía de turismo en el contexto nacional (así como en muchos países que constituyen y/o contienen importantes núcleos turísticos receptores) es un profesional técnico, calificado y especializado, con un sistema de valores fortalecido y con una gran capacidad de desarrollar relaciones interpersonales, cuyas funciones principales son conducir e informar -de manera planificada y organizada y veraz- a grupos turísticos en destinos y / o recorridos determinados y durante lapsos establecidos.

El guía de turismo debe desarrollar paralelamente un sistema de valores bastante sólido y un sistema de competencias integral. Entre los principales valores podemos destacar: honestidad, responsabilidad, solidaridad, justicia, identidad cultural, entre otros. En el ámbito de las competencias, el guía de turismo debe desarrollar competencias en tres aspectos generales:

a. Actitud de servicio: predisposición, pro actividad, sonrisa, amabilidad, empatía, etc.

b. Conocimientos aplicados al Turismo:

• Científicos: geográficos, históricos, arqueológicos, arquitectónicos, ecológicos, psicológicos, etc.

• Idiomáticos: al menos un idioma extranjero.

• Prácticos: rutas, horarios de servicios, clima, cambio de moneda, idiosincrasia de diversas culturas, primeros auxilios, etc.

c. Habilidades:

• Comunicacionales.

• En el desarrollo de relaciones interpersonales.

• En la práctica de primeros auxilios.

• Buena condición física.

Los guías deben tener desarrollados los dos últimos aspectos en mayor o menor grado dependiendo de su especialización.

Quiénes son y qué hacen los animadores, definamos conceptos:

Animador turístico: Es un profesional que se responsabiliza por la planificación, organización y ejecución de actividades, socio culturales, deportivas, recreativas, etc, en las instalaciones turísticas. Es quien proporciona los medios para la distracción, pero no es siempre actor, permite a cada persona descubrirse a sí mismo. Y sus actividades están diseñadas atendiendo a las edades y sexos de los participantes. Busca la sociabilización entre todos los clientes, haciendo que estos pasen bien su tiempo libre en familia, ganando en calidad de vida. En su trabajo realiza funciones de relaciones públicas, atleta, artista, decorador, marketing, etc. En fin, es un personal competente y de gran utilidad en un hotel u otra instalación turística.

Según el diccionario, animador:

-Del latin, animator, -oris

-Que anima

-Persona que presenta y ameniza un espectáculo de variedades.

Animación: Efecto de animar, acción, dar vida, entretener.

La Animación Turística es un servicio que cada día crece mas dentro de la actividad hotelera, en sus inicios podemos ubicar a los juglares, como unos de los primeros animadores, aunque estos no desarrollaban sus funciones en hoteles o instalaciones turísticas, si viajan de un lugar a otro transmitiendo cultura. Después tenemos a la cadena hotelera Club Med como iniciadora de la animación en nuestros días, hoy numerosos lugares turísticos donde el cliente se hospeda por un determinado tiempo cuentan con el servicio de animación turística que constituye la columna vertebral de la institución, pues este oficio permite fidelizar a sus clientes y ofrecerles una amplia gama de actividades de acuerdo con sus intereses y necesidades, por eso resulta extraordinario encontrar en estos lugares trabajando al animador turístico.

Pero conozcamos algunas funciones del guía y el animador que los hacen semejantes:

-Conocer de manera completa la oferta turística y de servicios públicos de su región.

-Estar familiarizado con las costumbres culturales e idiosincrasia de los visitantes y visitados.

- Ser cortés, cordial y tolerante en el trato.

-Saber brindarle valiosa información a los turistas durante sus paseos, visitas o espectáculos.

-Poseer buena presencia, estar impecablemente vestido y debidamente identificado.

-Haber participado en cursos de primeros auxilios.

Tanto el guía como el animador deben ser alguien que, teniendo la necesaria formación cultural, es capaz de transmitirla de manera comprensible y placentera apoyándose para ello en técnicas de comunicación, equilibrándola además con una esmerada coordinación, a nivel práctico, de todos los elementos que intervienen en la prestación del servicio turístico, utilizando en todo momento los principios más elementales de la dinámica de grupos de acuerdo al elenco que le acompañe en esos momentos.

Ambas profesiones aunque poseen un objetivo en común que es el trato directo al cliente a medida que se desarrollan estrategias que tienden a facilitar la creación de contactos humanos para que surja la integración, comunicación y socialización entre los miembros del grupo, de los profesionales que las realizan depende en muchas ocasiones el grado de satisfacción del cliente que realiza un tour o se hospeda en una institución turística, por ello, conviértase en un guía o en un animador turístico bien capaz.

El guía y el animador deben trabajar como un equipo, con un mismo objetivo lograr que el cliente la pase bien y regrese, entonces cada uno debe ayudar al desempeño del otro dando los espacios necesarios para ambas profesiones.

Yatzel E . Monteagudo Carralero