Los jeans nunca dejarán de ser moda, oportunidades detrás de este textil Por MexicoFits.com.

Desde los años noventa hasta hoy, los jeans han sido parte de un proceso de individualización. Con los avances en la tecnología, los cambios en el hilado y el tejido han hecho más fácil jugar con los estilos. Se usan streach, sueltos, pitillos o “patas de elefante”, prácticamente por todas las personas de este mundo. Según Denim by Première Vision, el primer salón textil dedicado sólo a los jeans, la producción de mezclilla alcanza los tres mil millones de metros al año, lo que equivale a 75 vueltas al mundo.

Como productor, México se mantiene a la vanguardia en producción de mezclilla. Además, la confección y procesos de decoloración y desgarrado de este textil son actividades muy importantes dentro de la industria que se asienta en los estados de México, Aguascalientes, Puebla y Tlaxcala.

Al menos 50 pequeñas empresas y talleres familiares —distribuidos en cinco municipios de esas ciudades— tienen como actividad principal disminuir la intensidad del color azul índigo, característico de la mezclilla, y darle a esa tela un aspecto viejo, para atender la demanda de los fabricantes quienes, a su vez, responden a las preferencias de los consumidores.

Uno de los métodos más utilizados en México para desteñir y suavizar la mezclilla es el stonewashed. Este proceso consiste en depositar piedra pómez en las lavadoras industriales durante el deslavado de las prendas de mezclilla para que, al restregarse contra ellas, las destiña y suavice. Sin embargo, en años recientes se han utilizado extractos enzimáticos para obtener tonalidades y texturas más suaves en la mezclilla. Este método permite un mejor control del proceso de deslavado y no impacta negativamente el medio ambiente.

En la actualidad, la mezclilla ha vuelto a los 80: se usa rota, deslavada o desteñida con un toque de informalidad; cuanto más viejos sean los jeans, más gustan y mayor valor adquieren.

Conocer y predecir las tendencias del futuro y traducirlas en innovación, es esencial para convertirlas en oportunidad de negocio y encontrar conceptos originales que lideren los mercados. México lo sabe, entiende las nuevas tendencias de moda, adopta su propio estilo y se une a ellas con tecnología de última generación.