Una estrategia sencilla y profunda para estos tiempos.

Me sorprendí al ver el paralelismo entre una historia escrita hace mucho tiempo y lo que hoy vivimos en el campo de la economía, planeación, estrategia y liderazgo.

Para esto será interesante considerar una historia bíblica de la época del Génesis con más de 3,000 años de escrita, nos da una enseñanza certera y profunda sobre estos temas, y que nos enseña a siempre estar preparado para enfrentar todo momento o decisión en la vida, sea cuál fuere, por medio de soluciones sencillas y básicas.

En Génesis capítulo 41 se narra que faraón sueña repetidas veces que del Río Nilo salen 7 vacas hermosas, lindas, que le impactan por ser tan robustas y sanas, y un momento después del mismo Nilo emergen 7 vacas más, pero esta vez eran de aspecto terrible, feas, que en seguida devoraron a las 7 primeas. Entonces faraón se despertó.

Ante tal sueño, el faraón llama a su comitiva de sabios y magos para que le aclaren el significado del sueño, pero nadie le puede dar respuesta, nadie. Pero le recomiendan llame a José quién descifra sueños, y que está prisionero en un palacio de Egipto.
Lo llaman y Faraón dice a José: “He tenido un sueño y no hay quien lo interprete, pero he oído decir de ti que te basta oír un sueño para interpretarlo.” José responde a Faraón diciendo: “No hablemos de mí, que Dios responda en buena hora a Faraón.”
Se le cuenta el sueño y entonces José lo descifra:
Las vacas gordas son 7 años de prosperidad, estabilidad, felicidad, salud…
Las vacas flacas representan 7 años malos, de enfermedad, falta de dinero, muerte, pobreza… pérdida de trabajo, ventas bajas, rompimiento de relaciones.

La recomendación de José para el faraón:

“Ponga encargados al frente del país y exija el quinto a Egipto durante los siete años de abundancia… ellos recogerán y almacenarán todo el comestible de esos años buenos que vienen, almacenarán el grano a disposición de Faraón en las ciudades, y lo guardarán. De esta forma quedarán registradas las reservas de alimento del país para los siete años de hambre que habrá en Egipto, y así no perecerá el país de hambre.”

Es interesante recordar que todos pertenecemos a un sistema de ciclos, tiempos, épocas, y como cultura en México dejamos de invertir pensando que “el dinero va y viene”, creemos y decimos que “Dios proveerá”… o a manera de consuelo decimos “el dinero es para gastarse” pero sin querer darnos cuenta que el tiempo pasa y nuestros mejores años se nos acaban.

Visualicemos que si en tiempos de vacas gordas trabajamos y nos comportamos como si viviéramos en épocas de vacas flacas… las cosas serán diferentes, porque tendremos la infraestructura para enfrentar lo que venga en el futuro con mayor fortaleza económica y humana, es más, aquí es donde las crisis se vuelven oportunidades porque se tiene para enfrentar y ganar ventaja en medio de los que no previeron.

Es importante subrayar… aplicar este principio no sólo el trabajo y el dinero, también de relaciones humanas y la familia. Ahora que vivimos los mejores años de nuestra vida.

Mexicano Emprendedor / 09