REDES SOCIALES

Quizá el dato no haga mucha gracia a los dueños de las empresas, pero aún hay otro dato más preocupante: el 33% de los trabajadores de Pymes afirma haberse infectado con malware distribuido a través de redes sociales y el 23% ha experimentado algún robo de identidad.

El estudio ha sido llevado a cabo en 315 empresas de hasta mil empleados en Estados Unidos y durante el mes de julio. Según el estudio, las mayores preocupaciones de las Pymes respecto a las redes sociales incluyen la privacidad y las pérdidas económicas (74%), infecciones de malware (69%), pérdida de productividad de los empleados (60%) y las relacionadas con la reputación de la empresa (50%). Menor preocupación hay respecto a los problemas de rendimiento y uso de la red (29%).

Sin embargo, aunque les preocupa en todos esos aspectos, casi todos se sienten compensados por sus beneficios, ya que un 78% de los encuestados afirman que utilizan estas herramientas para apoyar la investigación y la inteligencia competitiva, mejorar el servicio de soporte al cliente, implementar las relaciones públicas y las iniciativas de márketing y generar beneficios directos.

Facebook es la herramienta social más popular utilizada por las Pymes: un 69% de las empresas tienen cuentas activas en esta red social, a la que siguen Twitter (44%), YouTube (32%) y LinkedIn (23%).

Como web más usada para relacionarse por la red, Facebook se convierte también en el principal culpable de las infecciones de malware (71,6%) y violaciones de privacidad (73,2%).

YouTube ocupa el segundo lugar en cuanto a infecciones (41,2%), mientras que Twitter contribuyó a una cantidad significativa de violaciones de privacidad (51%). Para las compañías que han reportado pérdidas económicas debido a violaciones de privacidad por parte de los empleados, Facebook lidera la lista una vez más, seguido por Twitter (38%), YouTube (24%) y LinkedIn (11%).

Para minimizar los riesgos asociados a las redes sociales, un 57% de las pequeñas y medianas empresas ponen en práctica políticas de regulación y la mayoría, un 62% de los encuestados, no permite el uso personal de las redes sociales en el trabajo.

 

Además, el 25% de las compañías bloquean activamentelos sitios más populares para los empleados. El 35% de las empresas infectadas han sufrido pérdidas económicas, y más de un tercio de éstas, estiman las pérdidas en más de 5.000 dólares.

La concienciación y la educación en el correcto uso de estas redes sociales son fundamentales para sacar el máximo provecho de la comunidad. Junto a la mejor protección de la red corporativa, la utilización del sentido común (…) es lo que nos va a evitar quebraderos de cabeza derivados de problemas tanto de seguridad como de privacidad”, opina Luis Corrons, Director Técnico de PandaLabs.